logo

Alemania respira de nuevo… ¡pero nada más!

25 Jun 2018

Cualquier aficionado de Alemania se siente aliviado, feliz, emocionado y contento desde el cardiaco partido contra Suecia y con toda razón: En términos generales el equipo alemán finalmente mostró una cara diferente, jugó con un plan y agresividad, con pasión e ideas y ante todo se entregó hasta el último segundo para poder ganar a toda costa ese encuentro tan importante contra Suecia. Löw reaccionó y realizó los cambios correctos, ante todo con Marco Reus. También dio frutos su trabajo mental, al parecer los 23 jugadores ya han arribado también mentalmente a Rusia. ¡Felicidades! Alemania respira de nuevo… ¡pero nada más!

Sin menospreciar lo mostrado por el equipo, el golazo de Toni Kroos y la victoria en general, no hay que cerrar los ojos a lo sucedido aquella noche en Sochi.

Por un lado quien trabaja duro, muchas veces la vida lo premia con la suerte necesaria en el momento más adecuado y en esta ocasión le tocó merecidamente a Die Mannschaft.

Por otra parte hay que estar consientes de que Alemania apenas dio el primer y único paso correcto, claro que ilusiona pero no se ha ganado absolutamente nada todavía y el camino aún es demasiado largo para defender el título. Poco a poco y partido a partido hay que analizar y mejorar detalles trabajando día a día sin subestimar a ningún rival y estando presentes en el campo con la cabeza. Difiero totalmente con mucha gente e incluso prensa que desde el domingo ya están viendo todo “fácil” y “sin problemas” porque “Alemania ya despertó” y “Alemania va a arrollar a todos”.

A pesar de esto, la realidad es que Alemania ganó su partido con mucha suerte en los últimos segundos, desaprovechó muchísimas oportunidades de gol durante el encuentro ante Suecia y cometió errores muy básicos que hasta provocaron el gol en contra. Algo que mucha gente ya no quiere saber porque la victoria y alegría borraron los hechos, hechos que son tan importantes de sacar para poder analizar y mejorar después de un encuentro así.

Una vez el destino nos ayudó, pero una segunda vez contra un equipo más fuerte no creo que vayamos a ser premiados con la misma suerte. Hay que trabajar duro y mejorar la efectividad de gol para definir los partidos con seguridad en tiempo regular, hay que evitar los errores en los pases e impedir que el rival anote con facilidad como ha sucedido.

Lenguaje corporal, entrega, pasión y mentalidad veo que van por muy buen camino, tal como debe ser, tal como se espera de la selección alemana, del Campeón del Mundo actual y tal como se esperaba desde el primer minuto en este Mundial. Deseo que Joachim Löw y su staff puedan ahora mantener alta la presión mental y la concentración del equipo para poder subir su nivel de juego y avanzar poco a poco.

Tengo confianza pero no tengo ilusiones falsas ni esperanzas arrogantes lejos de la realidad. La selección alemana todavía lo tiene en sus manos, pero hay que subir mínimo una marcha para poder llegar lejos. Alemania respira de nuevo… ¡pero nada más!.

error: contenido protegido