logo

¡No se buscan culpables! ¡Enfoque a las soluciones!

28 Jun 2018

Después del partido vergonzoso de ayer contra Korea no hay que perder mucho tiempo analizando la actuación de la selección alemana durante este Mundial, mucho se ha dicho, mucho ya se veía venir y finalmente pasó lo que tenía que pasar, el resultado final, justo a tiempo y merecidamente sin tener que maquillar algo.

Sorprendente ha sido la reacción de la prensa mundial, de muchos aficionados e incluso de los mismos jugadores y Joachim Löw: “Estamos en shock”, “lo inesperado pasó”, “una catástrofe para el fútbol alemán”, “no podemos creer que pasó”, fue parte de lo dicho el día de ayer.

Obviamente el primer momento impactó, estoy de acuerdo, pero haber estado pendiente del DFB Team no fue tan sorprendente, tan inesperado, tan catastrófico como ahora muchos lo quieren pintar. La federación alemana, los jugadores y el staff que rodean a Joachim Löw deberían estar agradecidos por lo que pasó y de que pasó justo en este momento.

El Mundial ya es pasado para Die Mannschaft, no hay que buscar uno o varios culpables, sería demasiado fácil y mediocre, se gana y se pierde en conjunto, aparte no va a resolver en absoluto el problema de la eliminación ni va a ayudar a encontrar soluciones para el futuro.

Joachim Löw y su staff así como cualquiera de los 23 jugadores, deben analizar ahora su rendimiento propio y su compromiso verdadero con la selección alemana. Tras haber pasado por tan difícil situación es momento de entrar en detalles y realizar los posibles cambios. Está claro que “producir” y “formar” talentos jóvenes de la más alta calidad no puede ser el único compromiso ni la única estrategia del fútbol alemán teniendo un resultado como el actual.

Estoy convencido de que no hay mucho que modificar en la organización misma del fútbol alemán, la situación de la eliminación actual no fue únicamente por la capacidad futbolística sino el nido del problema se encuentra en lo mental, el compromiso, la actitud y el profesionalismo que mostró este equipo.

No pasará un terremoto de cambios en la sede del DFB en Frankfurt debido al resultado del Mundial, tampoco hace falta tanta gravedad. Joachim Löw debe pensar si él y su staff realmente pueden todavía llegar a la mente de los jugadores y si son capaces de ajustarlos, prepararlos y motivarlos como ha sido durante los últimos 12 años. Basado en esto deben de tomar una decisión definitiva de seguir o dejar el mando de la selección. Lo mismo aplica para los jugadores durante los próximos días.

Personalmente veo en la eliminación la gran oportunidad de un nuevo comienzo, tal vez Löw va a seguir, tal vez se irá con su staff completamente. También sería posible que uno u otro jugador declare su retiro definitivo de la selección nacional, muchos escenarios serán posibles pero no hay que entrar en especulaciones. Los próximos días nos van a aclarar muchas dudas y se van a ajustar las cosas para el bien del fútbol alemán sin duda alguna.

¡No se buscan culpables! ¡Enfoque a las soluciones!

error: contenido protegido